5 de julio de 2017

Fahrenheit 451




Título: Fahrenheit 451
Autor: Ray Bradbury
Año de publicación: 1953
Páginas: 174
★★★★

Fahrenheit 451: la temperatura a la que el papel se enciende y arde. Guy Montag es un bombero y el trabajo de un bombero es quemar libros, que están prohibidos porque son causa de discordia y sufrimiento.El Sabueso Mecánico del Departamento de Incendios, armado con una letal inyección hipodérmica, escoltado por helicópteros, está preparado para rastrear a los disidentes que aún conservan y leen libros. Como 1984, de George Orwell, como Un mundo feliz, de Aldous Huxley, Fahrenheit 451 describe una civilización occidental esclavizada por los medios, los tranquilizantes y el conformismo. La visión de Bradbury es asombrosamente profética: pantallas de televisión que ocupan paredes y exhiben folletines interactivos; avenidas donde los coches corren a 150 kilómetros por hora persiguiendo a peatones; una población que no escucha otra cosa que una insípida corriente de música y noticias transmitidas por unos diminutos auriculares insertados en las orejas.


Opinión

"La televisión, esa bestia insidiosa, esa medusa que convierte en piedra a millones de personas todas las noches mirándola fijamente, esa sirena que llama y canta, que promete mucho y en realidad da muy poco"

La felicidad, o al menos el espectro de ella, nos incentiva a hacer nuestro trabajo sin preguntar, a vivir sin cuestionarnos absolutamente nada e incluso a fingir algo que en realidad no somos. Como alguna vez leí en esas típicas frases que rondan por las redes sociales: La ignorancia genera felicidad. Entre más conozcas, más desdichado serás.

La ausencia de conocimiento es la mejor arma para hacer que las personas vivan felices, la ignorancia puede llenarnos la cabeza de pensamientos positivos aunque por dentro estemos destrozados, vacíos. Puede hacernos creer que somos útiles, aunque no lo seamos en absoluto. Podemos morir pensando que le sacamos provecho a nuestra vida, aunque en realidad nos dedicamos a ser seres inertes y simplemente existir.

"Los buenos escritores tocan la vida a menudo. Los mediocres la rozan rápidamente. Los malos la violan y la abandonan a las moscas"

El libro que en esta ocasión tengo el placer de presentarles, es uno de los clásicos de la ciencia ficción, el inicio de las tan famosas distopías. Un mundo que podría llegar a ser real, pero que en la actualidad lo concebimos como algo completamente ajeno a nosotros, imposible de ocurrir. 451 grados Fahrenheit es la temperatura a la que las páginas de los libros arden en llamas, es la temperatura en la que la felicidad absoluta surge, en la que la ignorancia se apodera de los cuerpos.

Este pequeño libro me recuerda, en su trasfondo principal, a "Un mundo feliz". Claramente la manera en la que las personas encuentran la felicidad está dada de formas completamente distintas y por medios que no se conectan más allá que en el objetivo. "Fahrenheit 451", nos cuenta la historia desde la perspectiva de Montang, un bombero de este nuevo mundo. Cabe resaltar que la profesión de los bomberos es la de mantener la felicidad entre la comunidad, y eso lo logran quemando libros, provocando incendios en los que todos los volúmenes de la casa seleccionada simplemente desaparecen. El problema principal surge cuando Montang ve más allá de lo que se supone que debería, cuando comienza su lucha a favor del conocimiento.

A pesar de haber sido escrito mucho antes que la mayoría de libros que por lo general nos llaman más la atención, es una joya completamente fácil de entender y que en realidad te hace comprender un poco más cómo funciona el mundo en la actualidad. Te abre los ojos y simplemente no quieres parar de leer de lo entretenido y maravilloso que resulta hacerlo. El final al ser un poco inconcluso, puede generar un poco de discordias ya que no tiene secuelas que puedan de alguna u otra manera terminar la historia. Aún así, vale completamente la pena el tiempo invertido.

"Cuando muere, todo el mundo debe dejar algo detrás, decía mi abuelo. Un hijo, un libro, un cuadro, una casa, una pared levantada o un par de zapatos. O un jardín plantado. Algo que tu mano tocará de un modo especial, de modo que tu alma tenga algún sitio a donde ir cuando tú mueras , y cuando la gente mire ese árbol, o esa flor, que tú plantaste, tú estarás allí. No importa lo que hagas – decía – en tanto que cambies algo respecto a como era antes de tocarlo, convirtiéndolo en algo que sea como tú después de que separes de ello tus manos. La diferencia entre el hombre que se limita a cortar el césped y un autentico jardinero está en el tacto. El cortador de césped igual podría no haber estado allí. El jardinero estará allí para siempre."


El Autor


Ray Badbury (1920 - 2012). Novelista y cuentista estadounidense conocido principalmente por sus libros de ciencia ficción. Alcanzó la fama con la recopilación de sus mejores relatos en el volumen Crónicas marcianas (1950), que obtuvieron un gran éxito y le abrieron las puertas de prestigiosas revistas. En 1953 publicó su primera novela, Fahrenheit 451, que obtuvo también un éxito importante y fue llevada al cine por François Truffaut. En ella puso de manifiesto el poder de los medios de comunicación y el excesivo conformismo que domina la sociedad.

1 comentario:

  1. Hola! Conocía el libro pero nunca había visto ninguna reseña de él. La verdad es que nunca me ha llamado mucho la atención así que no creo que me anime con él. Muy buena reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar

¡Tu voz debe ser escuchada!